Eres, España, eres Taina, eres Ochun, y Yemaya. Eres café, cana de azúcar y ron. Eres mi Habana. La que siempre espera.


    Fariñas, huelga, honor y la opinión lejana.

    Comparte

    Fariñas, huelga, honor y la opinión lejana.

    Mensaje  Quinqué el Lun Jun 28, 2010 4:16 pm



    Al inicio de la huelga de hambre protagonizada por el disidente Guillermo "Coco" Fariñas, osamos alegar que nos trocábamos ipso facto en espectadores, con mayor o menor empatía, de un desafío de indudables consecuencias para el futuro más inmediato de la situación cubana y muy en particular de la credibilidad de la disidencia cubana, así como su repercusión mediática a ambos lados del malecón habanero.
    La razón es obvia, la actitud de Coco Fariñas más que un simple desafío a la élite dictatorial cubana, se erigió en la disposición pública de otro brazo a mantener en alto el hachón de la dignidad, mantenido por Orlando Zapata Tamayo hasta las últimas consecuencias. Ello implicó la difusión internacional de que el caso del Titán de Banes no era un hecho aislado, sino que la disidencia cubana disponía de otros armígeros dispuestos a cruzar la laguna Estigia coreando sus exigencias libertarias, frente al mismísimo can Cerbero.
    Por otro lado, es lícito analizar desde el inicio de la contienda desigual entre organismo y nutrientes por parte del respetable disidente cubano, el grado de compromiso individual que acarrea una decisión de tamaña magnitud, porque de ceder a medianías implicaría el efecto contrario sobre gran parte de sus seguidores. Y me ciño a tal afirmación por la repercusión internacional de un hecho de este tipo y el morbo inherente a las tendencias políticas que tal envite provoca. Tal es así que al día de hoy, varias voces anticastristas cuestionan la entrega del disidente a la causa que defiende, detalle que aunque respeto por la condición de opiniones particulares, discrepo por mi hábito de aferrarme a la defensa a ultranza de los disidentes.
    Hasta el momento que escribo estas líneas, el Coco Fariñas ha puesto de manifiesto una entereza de proporciones épicas y un conocimiento profundo de la actividad que realiza, lo que crispa los ánimos de castristas y de algunas figuras del exilio erigidos en cómodas versiones de guerreros virtuales, guarnecidos por las fúlgidas corazas de la distancia prudencial del riesgo y los bruñidos escudos de una alimentación rica en proteínas.
    Las lenguas aquende las fronteras cubanas, han de mantenerse con las bridas a la tensión que exigen la prudencia, con el propósito de no hacer daño a los que sufren bajo la bota castrista y la delicadeza que amerita ,el respeto a la valentía de los que pudren sus huesos en las mazmorras del engendro castrista y de los que al menor acto de disentir son apaleados por turbas de esclavos ideológicos. La humildad en la opinión es necesaria ofrenda en los que en acto viril incuestionable, decidieron muy alejados de nuestras decisiones de exiliarnos, el mantenerse por cuenta y riesgo a reclamar libertades frente a la dictadura más senil del hemisferio occidental.
    La huelga de Fariñas es compatible con la declaración adoptada por la 43ª Asamblea Médica Mundial Malta, Noviembre de 1991, y revisada su redacción por la 44ª Asamblea Médica Mundial Marbella, España, Septiembre de 1992, y revisada por la Asamblea General de la AMM, Pilanesberg, Sudáfrica, octubre 2006. El artículo 20 de dicha declaración así lo expresa: "...La alimentación artificial puede ser éticamente apropiada si una persona en huelga de hambre que está con sus capacidades está de acuerdo con ello. También puede ser aceptable si las personas incompetentes no han dejado instrucciones anticipadas sin presión que la rechacen." Es decir, el disidente cubano hace una huelga de hambre totalmente lícita y acorde a los cánones internacionales establecidos a tal efecto. Ha hecho una maniobra hábil a los ojos de los incrédulos, permitiendo ganar un tiempo mayor para denunciar las atrocidades de la dictadura cubana, pero en consonancia señalo a los incrédulos que también prolonga su martirio en aras de libertades que nos corresponden por derecho, sólo que él ha tenido el valor de entregar su cuerpo para exigirlas frente a sus victimarios.
    Los que aman la libertad de Cuba han de ver en Fariñas el ara del sacrificio y no el pedestal de sus intereses personales. Honrar, honra y Fariñas hasta ahora es tributario del respeto que merecen los que a despecho de tiranos y esbirros llevan en sus labios la libertad de todos.
    Quinqué

      Fecha y hora actual: Lun Dic 18, 2017 3:31 pm